Los trovadores: «Cronistas del proceso revolucionario más hermoso que ha tenido la humanidad»

El Movimiento de la Nueva Trova cumple 50 años ya, lo que determina que no es tan joven, sin embargo, tal y como le pasa a muchos mayores, su esencia y espíritu siguen frescos en algunos de sus cultores más experimentados y, claro, en los más jóvenes que aportan sus aires de renovación.

De todas maneras, el MNT merece mucha veneración; sus canciones han sido, a lo largo de su vida himnos de amor, del amor grande, el amor a todo, y muchas conservan, a pesar del paso del tiempo, esa cualidad.

El MNT fue, en su etapa fundacional sobre todo, un fenómeno peculiar de ruptura y a la vez de veneración hacia los ancestros musicales; son muchos los creadores cubanos que están afiliados a este movimiento; diferentes generaciones con denominadores comunes: voz, poesía y música, para compartir ideas de revolución, rebeldía, irreverencia, compromiso, fidelidad, patriotismo y amor.

El Periódico Cubarte ha querido tributar al programa de conmemoración de este aniversario 50 del MNT con una serie de entrevistas a trovadores de diferentes generaciones, herederos todos, tanto de Sindo Garay, Pepe Sánchez y Manuel Corona, como de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola y Vicente Feliú.

Martha Campos (La Habana, 1954), es una de las principales figuras femeninas del MNT, al que se incorporó en 1978.

 

 Además de los temas de su cosecha, su repertorio abarca obras de Sindo Garay, Miguel Matamoros, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola, Gerardo Alfonso, Ángel Quintero y José Antonio Quesada, entre otros autores, los cuales pueden escucharse en sus fonogramas como Quiero dormir con la luna (1997), Como soy (1999), Marta Campos, entre rumbas, sones y boleros (2004) y Homenaje a Augusto Blanca (2005), así como en otros colectivos, entre los que se cuentan Para germinar (1982), Regresaré (2002), Antología 3 (A guitarra Limpia, 2001) y Homenaje a Noel Nicola (A guitarra limpia, 2001).

La reconocida cantante, compositora y guitarrista accedió con gusto a esta entrevista, en la que su risa contagiosa y su fuerza no faltaron.

¿Su primer recuerdo del MNT llega junto a qué figura?

El MNT llega rompiendo esquemas y maneras de hacer la canción trovadoresca. ! La revolución cubana! Trae cambios, transformaciones sociales, la cultura se apodera de las masas, del pueblo, se convierte en derecho común, blancos, negros, mujeres, viejos, hombres, oportunidades para todos y ahí el MNT, la canción y los trovadores a cantarle a toda esa movida social, política y cultural.

Las figuras que me marcaron en mis inicios fueron Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Sara González, Miriam Ramos, y también Elena Burke, Omara Portuondo, Moraima Secada, intérpretes muy especiales que cantaron mucho a Silvio y a Pablo. 

¿Cuándo reconoció que quería ser trovadora?

La guitarra siempre me atrapó y cuando comencé a estudiarla y tenerla cerca, me enamoré y descubrí en ella las grandes posibilidades para crear y de ser una mujer con guitarra, y comenzar a escribir canciones, camino que nunca termina, nunca.

¿A quién se quería parecer?

Sí, claro… cuando una es joven es muy atrevida como yo; me encantaba la manera de decir la canción que tenía Pablo —con esa voz y ese filin encantador—; Silvio con esos maravillosos textos, con esa hermosa poesía; Miriam con esa voz intimista y dulce… y Sara con una voz, entrega, y proyección escénica muy especial.

 ¿Usted cree que los fundadores del MNT enseñaron «a pensar » a los jóvenes cubanos?

Creo que sí; al ser una nueva canción, una nueva trova, los jóvenes recibían y les gustaban esas canciones, los mensajes de cada una de ellas, que abordaban y narraban lo que iba sucediendo en nuestro país, sus transformaciones, las luchas de otros pueblos; en esas canciones había una manera de hacer poesía, de hacer una canción bella, hermosa y en el caso de Silvio era y es el poeta por excelencia de la Nueva Trova.

¿Qué recuerdos guarda de Pablo Milanés?

Tengo hermosos recuerdos de nuestro Pablo...Mira, en el año 1997 yo grabé mi segundo disco, Como soy, con una disquera catalana, PICAP. Y yo quería tener de invitado a Pablo; tenía que conversar con él, buscarlo para invitarlo, yo quería cantar con él.

Entonces hablé con el director de la disquera para mirar un presupuesto para pagarle a Pablo, apareció el presupuesto y lo que quedaba era hablar con él y con la ayuda de mi hermana Sara González, logré el encuentro con él... ¡Y fue maravilloso!

Me dijo que a él le gustaba mucho mi trabajo y que me respetaba, que claro que cantaría conmigo, pero gratis, que no había que darle nada, que me tenía cariño y a él también le gustaba la idea... ¡Me sorprendió! Y así fue... Pablo era un ser humano increíble...

 

 ¿Cuál considera es el aporte fundamental del MNT a la historia de la música cubana?

El aporte del MNT a la historia de la música cubana, lo veo de varias maneras, haberse convertido en la continuidad de los trovadores cubanos que nos antecedieron y que por siempre nos acompañarán, convertirnos en guardianes de la trova de todos los tiempos y todas las generaciones, y el MNT, sus trovadores y sus canciones, ser los cronistas del proceso revolucionario más hermoso que ha tenido la humanidad.

(Tomado de Cubarte)

 

 

 

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua