Aplican nuevas tendencias museográficas en colecciones del Palacio Ferrer

El Museo de las Artes Palacio Ferrer, el más joven de los existentes en Cienfuegos, aplica nuevas tendencias museográficas en sus once salas expositivas, con la incorporación de piezas y colecciones contemporáneas, sujetas a valores menos tradicionales.

“A diferencia de otros museos cubanos, aquí estos conceptos se expresan en los guiones, el montaje y la socialización de nuestros fondos. Por ejemplo, en los espacios dedicados al mobiliario confluyen piezas que no solo reflejan el devenir de las familias más adineradas, sino también de aquellas que tuvieron una vida económica austera”, dijo Madga Chavéz Sosa, directora del “Ferrer”.

Ese mismo lenguaje está presente en la sala de artesanía, donde junto a obras de las décadas treinta y cuarenta del siglo XX se muestran otras de creadores locales aún en activo, como algunas que pertenecen a los diseñadores de moda Lourdes Trigo —premio a la excelencia de la Unesco en 2006—, y Reinel y Dianko.

Tal es también el sentido que envuelve a la amplia colección de artes visuales contemporáneas del Museo. Allí, las creaciones de figuras del rango de Mateo Torriente coexisten con otras de jóvenes exponentes de las artes plásticas en Cienfuegos, incluso, de estudiantes; ello en contraposición a la pintura clásica que suele exhibirse en instituciones similares.

“Contamos, además, con una sala orientada a los niños, donde hoy se exponen juguetes de la marca cubana Gabi & Sofi: manufacturados, de alta calidad y amigables con el medio ambiente, pues son hechos con madera reciclada. Así trabajamos con nuestros públicos varios temas que, necesariamente, no responden a valores históricos, sino culturales, ecológicos y didácticos”, apuntó Chávez Sosa.

La directora del Museo de las Artes Palacio Ferrer —enclavado en el parque Martí de la ciudad de Cienfuegos— subrayó que si bien las personas asocian este tipo de instituciones con la historia y los objetos antiguos, el patrimonio no es cronos, y en los tiempos actuales resulta preciso ser más condescendiente con lo contemporáneo.

“Por eso —dijo— tenemos muchos sueños y proyectos afines: la ampliación del Museo, para lo cual aspiramos a crecer con otras tres salas, la concreción de negocios como una oportunidad económica para el sostenimiento del Ferrer, la comercialización de artesanía identitaria de la Perla del Sur, y la digitalización del patrimonio”.

Concebido como iniciativa de desarrollo local, el Museo de las Artes Palacio Ferrer ocupa uno de los edificios más emblemáticos de Cienfuegos y antes de la pandemia de Covid-19 llegó a figurar entre los enclaves culturales del territorio con mayor afluencia de visitantes nacionales y extranjeros.

(Tomado de 5 de Septiembre)

ARTÍCULOS RELACIONADOS...

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua