Hallan ídolo taíno en provincia de Cienfuegos

Hallan ídolo taíno en provincia de CienfuegosPor: Enma Sofía Morales
28 de junio del 2006
 

Un ídolo perteneciente a los taínos, grupo aborigen con mayor desarrollo cultural en Las Antillas a la llegada de los colonizadores españoles, fue hallado en la provincia de Cienfuegos, a unos 240 kilómetros al Este de la capital cubana.

Conocido como trigonolito en el lenguaje arqueológico antillano, ese tipo de cemí de piedra de tres puntas apareció en el sitio conocido como Ladera 2, entre los ríos Damují y su afluente Jabacoa, donde hubo un asentamiento de agroalfareros tardíos (taínos).

Esa clase de piedra tricorne era utilizada durante rituales agrarios por aquellos primitivos pobladores aruacos, en su afán de invocar al Dios que garantizara la fertilidad de la tierra, explicó el arqueólogo cienfueguero Marcos Rodríguez, en declaraciones a la televisión cubana.

A diferencia de hallazgos similares en Cienfuegos, en esta ocasión acontece a 20 kilómetros de la costa, lo que refuerza la hipótesis de que aquellos primitivos habitantes de Las Antillas desarrollaron una producción agrícola tierra adentro, presumiblemente para intercambiar con el litoral, explicó el especialista.

Otra pieza semejante, perteneciente al ajuar ceremonial taíno, se expone en el museo provincial de Cienfuegos, ambas similares a las descritas en el oriente cubano, Puerto Rico, República Dominicana, Bahamas y Antillas Menores, lo que apoya la unidad étnica y cultural del Caribe insular.

El trigonolito ocupa un lugar importante dentro de la cosmovisión de los aruacos y tiene que ver con la agricultura en general, y con la yuca y el tabaco en específico: la primera, como dieta esencial; y el segundo, porque los conducía al éxtasis en aras de lo que consideraban 'la comunicación con los espíritus'.

A finales de febrero último se descubrieron nuevas evidencias del arte del período Paleolítico, en la desembocadura de los ríos Damují y Anaya, en el mismo municipio cienfueguero de Rodas.

El hallazgo, realizado por el grupo de investigadores Jabacoa, consistió en herramientas de piedras calizas elaboradas por primitivos habitantes del archipiélago cubano.

Allí se encontraron una veintena de útiles de ese material con una antigüedad de siete mil años, semejantes a los hallados en Mayarí, en el territorio de Holguín, al oriente del país.

La cantidad y magnitud de los residuarios de Rodas demuestran que eran estables los asentamientos aborígenes en esa zona, rica en fauna, bosques y grutas, que podían utilizarse como habitaciones, ceremonias y sepultura.

Además de herramientas, en las cuevas se descubrieron pinturas y grabados, y se comprobó que algunas funcionaron como 'observatorios astronómicos', declaró entonces Marcos Rodríguez a la radio nacional cubana.

 

 

 

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua